Periodismo con un plus

Volar en globo… toda una experiencia

Deja un comentario


image

image

En una ocasión me tocó volar a 10 integrantes de una familia. Todos venían vestidos como si fueran jinetes, menos quien me contrató. Al final de la experiencia, le pregunté por qué el atuendo y me dijo que les había dicho que debían levantarse a las 5 de la mañana porque los llevaría a montar a caballo, pero en realidad los sorprendió con este viaje, relató Javier Bueno.

El piloto de vuelo, originario de Madrid, España, llegó a México hace tres años y medio atraído por esta tradición en León, Guanajuato, que no sólo alberga el Festival Internacional del Globo (FIG) más importante en América Latina dentro del Parque Metropolitano, sino también a una empresa (Ultramagic) que fabrica las naves.

El evento anual nació en 2002 con la participación de 27 globos.
En noviembre del año pasado logró convocar a unos 200 con pilotos provenientes de más de 15 países, así como unos 405 mil visitantes, lo que generó para la ciudad una derrama económica de 425 millones 622 mil 593 pesos.

Para esa ocasión, sobrevuelan en León globos de diferentes figuras, colores y algunos hasta son musicales.

Detalles
La aeronave que los hermanos Joseph y Jacques Montgolfier demostraron el 4 de junio de 1783 en Francia luego de inventarla, consta de tres partes: el quemador, la canasta y la vela.

?En la canasta se concentran los pasajeros, el quemador se encarga de calentar el aire que hay adentro de la vela y ésta es la que nos sostiene en el vuelo.
La tela está hecha de nylon y la base es de nomex, resistente a las llamas, explicó Bueno.

Su vida útil depende del peso que soporte en cada viaje y de qué tanto le dé el Sol.

“Pero tratándolo bien, le sacas a la vela entre 500 y 600 horas de vuelos que duren entre una hora o 45 minutos. Si se cambia el tercio superior de la vela, le ganas hasta 150 vuelos más”, indicó el experto.

Para funcionar, el aerostático requiere de gas propano y una vez calentado el aire, el recorrido por las alturas es tan seguro como lo decida el viento.

“Cuando el día no amanece bien, no es recomendable volar, ni en globo, avión, parapente o avioneta. Pero si está bueno el día, normalmente no tendrás ningún problema”, sostuvo el capitán.

Desde cuatro a 30 pasaajeros
En un volumen de 105 mil pies cúbicos se pueden subir unos cuatro pasajeros más el piloto, pero hay globos de 750 mil pies cúbicos que viajan a más de 30 pasajeros a una altura según lo permita la capacidad física de cada uno.

“Podemos elevarnos hasta a cuatro mil 500 metros o cinco mil, pero eso ya limita el oxígeno, entonces lo hacemos según las condiciones de la persona.
Si el viento va a 20 kilómetros por hora, nosotros también porque nuestra velocidad depende de él”.

En la actualidad, cualquiera puede vivir la experiencia, desde niños de dos años hasta gente de 90; sin embargo, Javier Bueno prefiere no aceptar en su nave a mujeres con embarazo avanzado o a adultos con problemas de columna o lesiones en las articulaciones.

Fuerte aterrizaje
“Lo prefiero así porque al aterrizar es posible que el impacto sea muy fuerte y peligroso que llegue afectar al feto o a quien padece de los huesos, pero fuera de eso, nadie más tiene restricción para elevarse”.

Ya arriba, el piloto ha padecido casos de pánico con sus tripulantes.
Ante esta situación, lo primero que hace es mantenerse sereno para calmar al pasajero y en cuanto tenga oportunidad, bajarlo de la nave, pues no es recomendable volar con alguien que no controle sus nervios y su miedo.

El globo aerostático es un “hobby” caro, asegura Bueno.
Su costo depende de su tamaño. Los estándar tienen un precio en el mercado de entre 500 y 600 mil pesos.

“Aunado a esto, hay que realizarle revisiones anuales, sacar un seguro, matricularlo y el piloto debe tener licencia. Es mucho dinero el que se invierte”, dijo.

Costo del pasaje
De ahí que el viaje tenga un costo de dos mil 200 pesos por persona, aunque también se ofrecen promociones:

“En el globo compartido vuelas con gente que no conoces o con amigos, mientras que el privado se reserva para los enamorados y lo vendemos en seis mil pesos por hora”, precisó Javier Bueno, quien suma 22 años de experiencia.

“Nos preparamos en escuelas y nos examina la aeronáutica civil. Si apruebas te dan una licencia que se debe renovar cada año. Los cursos son de 16 horas de vuelo y como mínimo tienes que volar por lo menos una vez sin nadie más que tú en la canasta. Hay gente que a las ocho ó 10 horas de práctica le entiende, pero hay otros que requieren preparase hasta 20 horas”, comentó.

Dato
Además de León, los globos aerostáticos son una tradición en Teotihuacán, Salamanca, Monterrey y Chihuahua, entre otros puntos del país.

Es una práctica que incrementa mucho el turismo y nosotros vamos a donde nos llamen, lo importante es volar“, concluyó el capitán.

image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s